Su amor por las plantas empezó a los cinco años cuando ayudaba a su madre a plantar esquejes de geranios. Ahí nació su vocación y se hizo jardinero. Su amor por el arte llegó más tarde, cuando visitó el Metropolitan de Nueva York. Desde entonces visita el Prado casi diariamente, y se ha convertido en el mayor experto del arte floral del museo.
Haz clic aquí para ver el reportaje en TVE.